Dieta IIFYM, antidieta, dieta natural, dieta flexible, dieta macros… Puede que nunca antes una dieta tuviese tantos nombres, pero lo cierto es que la IIFYM es una dieta que empieza a tener muchos adeptos entre quienes buscan la panacea dentro de la nutrición en CrossFit. Pero, analicemos qué es la dieta IIFYM.

La verdad es que para ser exactos, la dieta IIFYM posee tantos amantes como detractores y la comunidad de nutricionistas está seriamente dividida con respecto a ella.

¿Qué es una dieta IIFYM?

Su nombre deriva de sus siglas en inglés, If It Fits Your Macros, que no es otra cosa que “Si se ajusta a tus macros”, en referencia a que podrías comer cualquier cosa que realmente cumpla con todos tus macronutrientes.

¿Cualquier cosa? Pues, en principio, sí. Si tienes que elegir entre un arroz con atún y pechugas de pollo o una hamburguesa de pollo y patatas fritas de tu burger de confianza, en teoría, puedes elegir la segunda, siempre y cuando el número de carbohidratos, grasas, proteínas y azúcares sean el mismo.

Evidentemente aquí entra la otra parte de la comunidad científica, me refiero a quienes prefieren que dentro de la dieta entren nutrientes limpios y no alimentos excesivamente refinados y procesados.

Pero nos quedamos con el primer paso. Imaginemos que te convence el hecho de que te puedas pegar festín de bollería o de hamburguesas, pizzas… etc. La verdad es que tendrías que ser muy meticuloso.

Beneficios de la dieta IIFYM

1. Flexibilidad Alimentaria: Uno de los principales beneficios de la IIFYM es su flexibilidad. En lugar de excluir ciertos alimentos o grupos alimenticios, puedes adaptar tus elecciones de alimentos para cumplir con tus objetivos de macronutrientes diarios. Esto significa que puedes disfrutar de una variedad de alimentos y aún así alcanzar tus metas de salud y composición corporal.

2. Sostenibilidad a Largo Plazo: La flexibilidad de la IIFYM la hace sostenible a largo plazo. No tienes que renunciar a tus alimentos favoritos de forma permanente, lo que puede ayudar a prevenir los antojos y las recaídas que a menudo ocurren en dietas restrictivas. Esto te permite mantener una relación saludable con la comida a medida que trabajas hacia tus objetivos.

3. Personalización: La IIFYM es altamente personalizable. Puedes adaptar tu consumo de macronutrientes para adaptarse a tus necesidades y objetivos específicos. Ya sea que estés buscando perder grasa, ganar músculo o simplemente mantener tu peso actual, puedes ajustar tus macros para lograrlo.

4. Conciencia Nutricional: Este enfoque fomenta una mayor conciencia nutricional. Al rastrear y ajustar tus macros, te vuelves más consciente de lo que comes y cómo afecta tu cuerpo. Esto puede ayudarte a tomar decisiones más informadas sobre tus elecciones alimenticias a largo plazo.

Contras de la dieta IIFYM

Si algo muy negativo tiene la dieta IIFYM es que aquí no hay vuelta atrás. Me refiero a que has de ser muy escrupuloso a la hora de contar macronutrientes. No te puedes pasar si no quieres arruinar tus cálculos en tu dieta.

Y esto es así porque ya puedes comer de todo, pero con la única condición de que no te pases en absoluto o todo el entrenamiento se vería perjudicado por una alimentación que te hará engordar, adquirir más grasa y no ganar masa muscular.

Por ellos, quienes se manejan dentro de la antidieta, saben muy bien que una hamburguesa de pollo procesada no da pie a que repitas o introduzcas nada más. Sus ingredientes y su salsa barbacoa ya han cumplido con todo lo que puede hacer por ti a la hora de ingerir sin peligro.

Evidentemente muchos atletas prefieren seguir con su dieta limpia. Esto es debido a que el computo de macronutrientes trae de cabeza a más de uno y, por otro lado, porque no parece aportar nutrientes de calidad, sino más bien todo lo contrario. Este es uno de los motivos que echa para atrás a los atletas más concienzudos y preocupados por lo que comen.

Por ahora basta con decir que la elección está en tu mano, pero siempre debe ir acompañada del asesoramiento de tu entrenador o nutricionista cualificado. Puedes echar un vistazo a dietas como paleo o cetogénica y sacar tus propias conclusiones.

Ejemplo de dieta IIFYM

A continuación, te presentamos algunos ejemplos de comidas que se ajustan perfectamente a la dieta IIFYM:

Desayuno: Tazón de Avena Proteica

  • 1 taza de avena cocida
  • 1 cucharada de proteína en polvo (sabor a elección)
  • 1 cucharada de mantequilla de almendras
  • 1/2 taza de frutas (por ejemplo, fresas o plátanos)
  • 1 cucharadita de miel

Almuerzo: Ensalada de Pollo y Quinua

  • 100 g de pechuga de pollo a la parrilla
  • 1 taza de quinoa cocida
  • Verduras mixtas (por ejemplo, espinacas, tomates, pepinos)
  • 1 cucharada de aceite de oliva y vinagre balsámico como aderezo

Merienda: Batido de Proteínas

  • 1 taza de leche de almendras sin azúcar
  • 1 cucharada de proteína en polvo
  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete
  • 1/2 plátano
  • Hielo (opcional)

Cena: Salmón a la Parrilla con Vegetales

  • 150 g de filete de salmón a la parrilla
  • Espárragos a la parrilla
  • Brócoli al vapor
  • 1 cucharada de aceite de oliva y limón como aderezo

Snack Nocturno: Yogur Griego con Frutas

  • 1 taza de yogur griego sin grasa
  • 1/2 taza de frutas mixtas (por ejemplo, fresas y arándanos)
  • 1 cucharadita de miel

Conclusiones

Recuerda que la clave para tener éxito con la dieta IIFYM es calcular tus necesidades de macronutrientes, establecer objetivos realistas y rastrear tus alimentos de manera consistente. Consultar con un profesional de la salud o un dietista registrado puede ayudarte a diseñar un plan que se adapte a tus necesidades individuales y te ayude a alcanzar tus objetivos de manera efectiva.

En resumen, la dieta IIFYM ofrece flexibilidad, sostenibilidad y personalización, lo que la convierte en una opción atractiva para aquellos que desean alcanzar sus metas de composición corporal sin sacrificar la variedad y el disfrute de los alimentos. Con la atención adecuada a los macronutrientes, puedes disfrutar de comidas deliciosas mientras trabajas hacia una vida más saludable.

Deja una respuesta